Incluso a distancia, las opiniones cuentan más que nunca

Al decidir a quién comprar, los consumidores tienden a confiar, principalmente, en otros consumidores. Los datos estiman que el 92% de los consumidores B2B son más propensos a comprar a una empresa después de leer una valoración positiva sobre ella.

Si tienes en cuenta tu propia experiencia, seguro que te viene a la mente algún ejemplo. Al pensar a qué restaurante te apetece ir, qué producto quieres comprar online, qué servicio vas a contratar… ¿Te conformas con las promesas de la empresa proveedora o te dejas convencer por las reseñas de otros clientes como tú?

Exactamente por eso es importante que tu negocio traslade la voz de tus clientes (y no solo la de tus vendedores) para convencer a los leads, usando experiencias positivas para atraer a nuevos clientes.

Hoy en día, muchas empresas esgrimen una excusa para no recopilar reseñas y testimonios…

“Todo el mundo está teletrabajando, ¿cómo se supone que voy a conseguir su feedback?“

Como la mayoría de las excusas, no es un buen motivo para desatender algo tan importante. Por mucho que el trabajo a distancia haya crecido notablemente, no debes renunciar a toda tu concepción del marketing. Simplemente tienes que adaptar tus estrategias anteriores a la nueva situación.
La herramienta más importante que tienes a tu alcance para lidiar con este panorama es la videoconferencia. Insisto: cuando se trata de construir la confianza de tus clientes, nada es más efectivo que ver y escuchar a otro cliente hablar de tu negocio con satisfacción. Y una forma sencilla de conseguir estos testimonios es sencillamente videollamar a tu cliente.

Sí, en serio: solo tienes que programar una videollamada con tu cliente y hacerle unas breves preguntas. ¡Eso es todo lo que hace falta para conseguir un videotestimonio en la era digital! La mayoría de sistemas de videollamadas, como Wildix, incluyen una práctica función de grabación para que puedas guardar rápidamente archivos de vídeo con fines comerciales o publicitarios.

De algún modo, obtener testimonios a distancia es incluso más importante para los consumidores de hoy en día. Cada vez más personas trabajan a distancia, por lo que resulta muy cercano poder ver a otros consumidores como nosotros que también trabajan lejos de su oficina; es una forma de empatizar con tu clientela y mostrar que mucha gente en su situación ¡ya está confiando en tu empresa! (Toma nota: incluso los anuncios grabados de forma profesional tienen en cuenta las mascarillas y los entornos de trabajo doméstico).

¿Y si no puedes grabar una videollamada? Entonces programa una llamada de voz. Con un sistema VoIP como Wildix, grabar una llamada de voz es incluso más sencillo que grabar un vídeo. Te permite recoger las palabras de tu cliente y posteriormente usarlas para doblar una pista de vídeo.
Es más, si no te planteas recurrir al vídeo, las grabaciones de voz te permiten extraer las citas exactas de tus clientes y utilizarlas en ejemplos reales, folletos y otros elementos publicitarios.

Hablando de textos publicitarios…

Cuando no te queda otra, no es una mala opción recurrir a los testimonios de tus clientes por correo electrónico. Sí, no tiene el mismo toque familiar ni la instantaneidad de los vídeos, pero sigue siendo un buen recurso para hacer llegar una recomendación a la mente del consumidor potencial. Cuando incluso las reuniones virtuales son imposibles con tus clientes, pedirles que escriban solo unas palabras de reconocimiento puede marcar la diferencia.

No permitas que los confinamientos y las oficinas cerradas se conviertan en una excusa para no dar voz a tus clientes. Tus clientes usan la tecnología en todas las situaciones y continúan avanzando: solo necesitas hacer lo mismo que ellos para crear una publicidad efectiva.

Entradas Similares